PRESENCIA SALESIANA

El desarrollo histórico de la presencia salesiana en Contratación, generó dos obras: la Parroquia María Auxiliadora y el Instituto Técnico Industrial San Juan Bosco (ITIS). Los acontecimientos más significativos son los siguientes:

 El 19 de septiembre de 1897 llega el P. Evasio Rabagliatti acompañado del P. Alejandro Garbari; pocos días después llegaron el P Remigio Rizzardi  y el clérigo Ángel cuenca para dar inicio a la asistencia espiritual  al grupo de enfermos de lepra, que el gobierno, desde 1860 había venido trayendo a este pequeño valle de la Provincia del Socorro. El estado de los enfermos es deplorable  desde todo punto de vista; enfermedad, pobreza, decaimiento moral y religioso. Muy de vez en cuando venía un sacerdote  diocesano a administrar los sacramentos.

En 1898, el P. Evasio llega con  un grupo de Hijas de María Auxiliadora para la atención espiritual y material de los enfermos y de la población femenina. El Templo parroquial y la casa cural ya tenían la ubicación actual. Eran edificaciones muy pequeñas y con techo de paja. La comunicación con Bogotá implicaba varios días de viaje a lomo de mula por caminos sumamente difíciles desde todo punto de vista.

En 1910, los Salesianos, con la ayuda del gobierno inician la construcción de la nueva casa cural, arrancando desde el Hospital San Juan Bosco.

En 1915 el Coadjutor Salesiano Juan Buscaglione, elabora en Bogotá los planos del nuevo templo parroquial y el P. Antonio Aimé, envía como director y párroco al P. Maximiliano Burguer, alemán, quien con la colaboración del P. Juan Giordano, da inicio a esa obra que en aquel tiempo resultó titánica.

El 17 de diciembre de 1917 y por iniciativa del P. Burguer, llegaba el Sr. Obispo del Socorro Antonio Arenas, para bendecir la nueva Iglesia. En esa misma fecha se aprovechó para que el Obispo bendijera la primera piedra  para el nuevo asilo de niñas, que más adelante se llamará Asilo Santa Catalina y que luego corresponderán a las instalaciones del internado, concluido el 12 de mayo de 1919. 

Bajo la dirección de los Padres Giordano y Burguer, en 1918 se inician casi todas las edificaciones destinadas al albergue de los enfermos hospitalizables  en forma cómoda y humana.  El Hospital San Juan Bosco, empieza a levantarse cinco años después.

El templo parroquial actual se empieza a construir en 1918 y se concluyó, con la construcción de la torre o aguja en 1934.

El 2 de mayo de 1920, es recibida en Contratación la triste noticia de la muerte del P. Rabagliatti en  Chile. La población lo lloró como al Padre, al bienhechor y al fundador  de la Obra por quien había luchado tanto.

Varios de estos recintos poseían una dotación de mas o menos sesenta camas, destinadas a las personas más graves. El resto de pacientes y sanas estaban al servicio de estas; dormían sobre esteras tiradas en el piso  de tierra, que suele ser húmedo; esto sumado a que las alimañas no dejaban dormir en paz. Las hermanas eran quienes lavaban con sus propias manos las llagas de esos pacientes. La sala de curación se reducía a algunas vigas tendidas sobre una fuente de agua; de esta manera las hermanas desafiaban el peligro oculto pero terriblemente presente, viviendo siempre  en medio de la pobreza y en relación directa con las enfermas que estaban bajo su cuidado. Algunas de ellas fueron afectadas por la lepra, por ejemplo Sor Dominga Barbero y Teresa Rota. San Juan Bosco guiaba sus caritativos pasos.

El lugar donde hoy está la sede A del ITIS, sustituyó al asilo  San Evasio. Al comienzo del siglo XX venía ocupado por una casa alargada y pajiza de propiedad particular, que por estar desocupada, fue pedida por los Salesianos a la autoridad, con el objetivo de crear asilo para niños prioritariamente enfermos.

 Antes de finalizar  la segunda década del siglo XX, el asilo Santa Catalina constaba de varias Casuchas; junto a él estaba la capilla de las Hermanas, conjunto habitacional, pobre hasta el extremo. El Hospital Mazzarello, ubicado en el mismo lugar, aun carecía de muchos elementos básicos que permitieran una atención acorde a la dignidad de las personas; se hizo lo que mejor se pudo.

 En 1923, llega de Táriba, Venezuela, el P. Juan Soleri para remplazar al P. Burguer, a quien le entrega nuevamente el cargo en 1930.

 En  1927, al tiempo que se inicia la construcción de un nuevo asilo para niños enfermos, en un campo a dos hora de camino, llamado “el Guacamayo”, se construye en paredes de bareque y techos zinc unos cuatro pabellones para llevar a los niños sanos  hijos de los enfermos.

 En 1932, se estrena el Asilo San Evasio que tiene una capacidad inicial para ochenta internos.

En  1934, se concluye la construcción del templo parroquial.

 En 1937, en El Guacamayo se estrena el nuevo asilo con capacidad para quinientos internos, en edades desde sala cuna hasta los 18 años.  Las Hijas de María Auxiliadora, se hacen cargo de la cocina, panadería, enfermería y ropería.

 En 1938, asume nuevamente el cargo el P. Soleri y puede traer de Bogotá, de la empresa Mamelli, el altar y las barandas en marmolina, para concluir totalmente el templo parroquial.

 Entre 1938 y 1942, el mando del presidente Santos, trajo al lazareto nuevas caras para los puestos oficiales. Con ella se impuso un estilo diferente en el manejo público y la confianza desaloja el temporal desconcertante. Por este tiempo la población llegaba a los 17.000 habitantes; 14.000 personas sanas y unas 3000 enfermas. Cuarenta y nueve años más tarde,  menos de una cuarta parte constituyen la totalidad de los habitantes. Los enfermos no pasan de seiscientos.

En 1953, el gobierno que siempre ha estado con la idea de agrupar a todos los enfermos de lepra en  Agua de Dios, cierra el Asilo San Evasio y el P. Giua lleva a los últimos 26 niños al Asilo de Agua de Dios.

 En 1954, es nombrado director y párroco el P. Guillermo Beguerisse, mexicano, quien vino expresamente a consagrar su vida al servicio de los enfermos de lepra, ofreciéndosela al Señor para obtener la libertad religiosa de su patria. Con los feligreses emprende la obra del momento a María Auxiliadora para que Ella les alcance la gracia de que aquí no se acabe el lazareto. Lo inaugura en 1957; desde entonces se convirtió en centro de peregrinación  especialmente el 24 de mayo.  Al quedar desocupado el asilo, propiedad de la Comunidad, los padres inician las escuelas elementales para todos los niños de la población, bajo la dirección del P. Giua que llegó de Italia en 1950.

En 1955, por disposición del gobierno nacional, se trasladaron los niños enfermos del Asilo “San Evasio”, llamado así en memoria del P. Evasio Rabagliatti SDB, al lazareto de Agua de Dios en Cundinamarca.

 A pesar de la ausencia de los niños enfermos, se vio la necesidad de crear un plantel educativo de enseñanza primaria, pues solo existían  tres o cuatro escuelas de carácter privado, donde se enseñaba a los niños a leer y escribir  y a realizar algunas operaciones básicas  de Aritmética.

Consciente de esta necesidad el P. Pablo Giua  Viola SDB, con el apoyo de la comunidad local y la Secretaría de Instrucción Pública de Santander, inició la primera concentración escolar  urbana de varones, denominada Escuela Oficial Primara Santo Domingo Savio”, con los cursos de primero a quinto de primara, que empezó a funcionar en los antiguos locales del Asilo San Evasio.

Paralelamente las Hijas de María Auxiliadora, organizaron la primera concentración escolar urbana para niñas,  en los locales  anexos al Hospital María Mazzarello y al Asilo Santa Catalina.

Terminada la enseñanza primaria los egresados quedaban sin ningún otro horizonte de superación personal. Los pocos que tenían recursos suficientes, debían trasladarse  al Socorro, Zapatoca, Bucaramanga o Bogotá, para poder continuar con la secundaria, ayudados en gran parte por la Comunidad Salesiana, dado que en algunos casos se enfrentaban al rechazo social por tratarse de hijos de enfermos de lepra.

Los asilos de Guacamayo y Guadalupe, cuidaban niñas  y niños  sanos hijos de enfermos, desde los tres días de nacidos hasta los 18 años de edad. Al Guacamayo iban los niños y al Guadalupe las niñas, que eran desmembrados de sus familias y recluidos allí de manera obligatoria.

 En 1957, como acontecimiento muy especial, llega de visita extraordinaria el Rector Mayor de los Salesianos, P. Renato Ziggioti, quien en tres años visitó todas las obras salesianas de  entonces..

 En 1960, asume como director y párroco el P. León Trabucchi.

 A finales de 1961 y a comienzos de 1962, se creó un taller de carpintería bajo la dirección del señor Pedro Pablo Vanegas, con el apoyo de la Comunidad Salesiana, donde 18 jóvenes recibían capacitación en este arte de ocho a once de la mañana y de una a cuatro de la tarde  hacían las prácticas del taller.  De seis a nueve de la noche recibían educación académica: religión, lenguaje, matemáticas  y ciencias sociales.

 Teniendo en cuenta los resultados obtenidos, en 1963 se realizaban los estudios correspondientes y se establecieron  los contactos necesarios con la secretaría de educación departamental y el Ministerio de Educación Nacional, con el objetivo de crear en Contratación un plantel de enseñanza secundaria.

El P. Pedro  León Trabucchi SDB, había presentado al Ministerio de Educación y a la Secretaría de Educación Departamental, la solicitud para le creación de una Escuela Agrícola, por ser este tipo de plantel el más apropiado para la región. Esta petición fue negada por ambas dependencias,  siendo que ya existían escuelas agrícolas tanto en Guacamayo como en Guadalupe. Según la legislación educativa de la época no podía haber escuelas agrícolas  en distancias tan cortas.

El 11 de febrero de  1964, se inician las actividades  de la Escuela  Industrial San Juan Bosco de Contratación. La rectoría la asumió el P. León Trabucchi; el P. Camilo Brambilla como consejero de estudios; los PP. Pablo Giua y Luis Granados  y el clérigo Felix Tamayo, como profesores, y el Sr. Pablo Vanegas como profesor externo.

El plantel inició con las especialidades de carpintería, bajo la orientación de don Pablo Vanegas, y de electricidad con la dirección del P. Brambilla. El Señor Reinaldo Angarita Sáenz, colaboró con el arreglo e instalación de la maquinaria de carpintería. La escuela industrial se inicia con  26 estudiantes, según los libros de matrículas y calificaciones correspondientes.

 En 1965, el P. Trabucchi es trasladado a la Obra del Niño Jesús en Bogotá y asume la rectoría el P. Brambilla. Llega a esta casa el P. Armando Cote Barroso. Se crea el taller de metalistería bajo al dirección del señor Arsenio Rojas que  Ingresa como profesor de electricidad;  el Señor Marco Tulio Serrano cono instructor del taller de electricidad; como instructor del taller de carpintería el  Sr.  Pedro Galeano.  Los profesores académicos son el Coadjutor Pedro Antonio Silva Rodríguez SDB y los señores Ariosto Vargas Martínez; Jesús María Vera Ramírez y Antonio María Ortega.

En este año y gracias a la gestión de la Comunidad Salesiana, se logra que la Asamblea Departamental, mediante ordenanza  135, art. 4, de diciembre de 1965, departamentaliza el plantel. Se determina el pago de profesores por cuenta del departamento y se destinan auxilios para la dotación y mantenimiento del Instituto. El principal propulsor de esta ordenanza fue don Hernán  Alfonso Galvis.

En 1966, se le practica  al Plantel la primera vista de inspección y evaluación. La realizaron los Inspectores Milton Fonseca Hernández y Aníbal Carrillo Anaya. Se obtuvo como resultado  la primera aprobación del plantes en los cursos de primero a tercero de bachillerato industrial, por resolución 3578 del 14 de noviembre de 1966. Con los auxilios del departamento de Santander  y la Casa Central de la  Comunidad Salesiana de Turín, Italia, se adquirieron herramientas para los talleres y materiales didácticos para las áreas académicas.

En 1966, con gran regocijo de la población, por la pascua, llega a la plaza el buldócer y la volqueta con los cuales se construyó la carretera que comunica Contratación con Guadalupe. La población aportó el combustible para las máquinas.

En julio de 1967, el 29 de julio hay un fuerte terremoto que generó algunas grietas en algunas edificaciones y en el templo, a la altura de las campanas de la torre.

En Guacamayo  el terremoto derribó hacia adentro las paredes y el altar mayor, una capilla lateral, la casa consistorial y una escuela; en el silo,  destruyo la parte de dos pisos donde vivían los Salesianos, el fondo de dos dormitorios de los niños y dejó grietas en muchas partes; destruye el instituto agrícola Juan Bautista Soleri, del Guacamayo, antiguo Asilo San Bernardo, quedando así los hijos de los enfermos sin oportunidad de continuar sus estudios en el plantel. Se asume como un milagro de María Auxiliadora el que no haya habido ninguna víctima.

Los Salesianos cierran la obra del Guacamayo: en vista de esta situación el P.  Jesús Becerra, que era el director, mando a todo el mundo para sus casas y con esto se cerró el asilo que ya era también escuela agrícola, donde en treinta años de existencia ofreció a centenares de niños y jóvenes educación técnico – agrícola.

Se integra a  la comunidad de Contratación el coadjutor Pedro Antonio Obando quien se incorpora al ITIS como profesor académico; se obtiene la licencia de funcionamiento para el cuarto grado de bachillerato industrial. Llega como jefe de carpintería  el coadjutor  Efraín Aníbal Durán SDB.

En 1968, con el objetivo de remodelar y adaptar más técnicamente los locales de la Escuela Industrial, se trasladan las aulas de clase a la Escuela Santo Domingo Savio, antiguo Asilo San Evasio, que con el tiempo se destinará totalmente al ITIS.

En  1969, el P. Giua sufre una trombosis que lo deja semiparalizado, con pérdida del habla y de la memoria. Lo reemplaza el P. Francesco Loddo Pulixi, que le gusta que lo llamen “P. Chirivico”, quien ya era personal activo de la casa. Hace las gestiones para que el colegio sea mixto, dado que algunas niñas encontraban dificultades para estudiar en otros lugares. Al año siguiente le parece que no es propio de su carácter el gobernar a sus hermanos y pide cambio para las misiones del Ariari. De allá viene el P. Vicente Roggero quien ya había sido en dos periodos prefecto, director y párroco del Guacamayo y conocía muy bien este ambiente.

En  1970, se entrega la parroquia del Guacamayo a la Diócesis. En los años anteriores  después del terremoto, se había entregado todo el Valle del Opón: Santa Rita, Santa Helena, Cachipay, y otros pueblitos incipientes que nacieron por obra de colonizadores, siempre asistidos por los Salesianos de Contratación hasta 1950, de ahí en adelante, fueron atendidos por la Comunidad del Guacamayo. En todos los centros la comunidad dejó templo y casa cural.

Constatando que las vigas del techo del Templo de Contratación, que había sido cambiado en 1950 bajo la dirección del P. Francisco Van Galen, nuevamente estaba averiado por el comején, emprende su reconstrucción en estructura metálica y eternit, con la ayuda de U$20.000, obsequiados por el Rector Mayor y su consejo y 35.000 marcos enviados por ADVENIAT de Alemania y alguna cooperación de los fieles.

En este mismo año vienen los supervisores de Bucaramanga, aprueban el cuarto curso de bachillerato y animan a que se abra el quinto y sexto.

En 1969, el P. Camilo Brambilla es trasladado a Bogotá y lo reemplaza en la rectoría el P. Franco Loddo Pulixi.

En 1970 El P. Franco Loddo Pulixi, con el debido permiso de la Secretaría de Educación Departamental, establece el Instituto Industrial  como colegio mixto, con especialidad en corte y confección, bajo la dirección de la Sra. Hilda Silva de Suárez; y auxiliar de enfermería bajo la dirección de Sor Laura Inés Mora FMA. Esa especialidad, solo duró unos meses. Poco tiempo después el P. Loddo es trasladado a las misiones del Ariari y fue reemplazado como director y rector por el P. Vicente Roggero Picco. Ingresaron a la nómina del plantel  el P. Guillermo María Beguerisse, el P. Luis Matease, y el Sr. Antonio Cárdenas Flórez. Figuran también como profesores la señorita Marina Velasco Mateus, el Sr. Abelardo Marín Prada, el Sr. Macedonio Bonilla Arias, el Sr. Rito Antonio Flórez y el P. Roque Cillis. A mediados de este año se crea el taller de artesanías para reemplazar el de enfermería.

A partir de 1971 se empieza a consolidar la imagen y modalidad  del plantel como Instituto Técnico Industrial. Gracias a auxilios de la Casa Generalicia de la Comunidad Salesiana y del departamento de Santander, se va incrementando la dotación de maquinaria, herramientas y material didáctico. Ingresas a la nómina de profesores Rosalba Amado y Román Núñez Vega. Dolores Benavides de Vera  entra a dirigir el taller de artesanías.

En 1972 se celebraron los 75 años de la llegada de los SDB a Contratación. Está como Inspector de los Salesianos el P. Fernando Peraza Leal. Para tal celebración, en el mes de septiembre, el P. Isaías Guerrero, director del Centro Don Bosco trae el Grupo Viva la Gente. En este año se integró al profesorado la señora Nelly Reyes de Ortega y Luis Antonio Pérez Niño.

Hubo visita de supervisores nacionales y departamentales. Vinieron  los señores Agripino Muñoz Martínez y Juan Segundo Abril Cáceres. Con esta visita se obtuvo la aprobación  por dos años de los cursos  primero a cuarto de bachillerato industrial, por resolución N° 4950 del 6 de septiembre de 1972.

En 1973, asume el cargo de rector el P. Pedro León Reyes, un salesiano de amplia trayectoria en la educación. Como personal salesiano para el colegio, llegan el coadjutor Álvaro González Reyes y el clérigo Juan de Asís Duque Trujillo. Ingresan a la nómina de maestros  mercedes Bothia de Díaz, Arcángel Miguel Sánchez Duarte, Daniel Rangel y Campo Emilio Puentes Puentes.

En 1974 con el fin de dar una conformación sólida  y estable al plantel, se solicita una nueva visita de supervisores. Vinieron don Feliz Antonio Morales, Inspector Nacional; Julieta Angulo Muñoz y José Antonio Bonilla supervisores departamentales. La visita se realizó del 18 al 20 de septiembre y se obtuvo la aprobación definitiva de primero a cuarto de bachillerato industrial, junto con la autorización para expedir el diploma de Práctico a los estudiantes que hubieran aprobado los cuatro cursos, como se puede constatar en la resolución 8184 del 29 de octubre de 1974.

Ingresan como secretaria habilitada del colegio, Irma Mendoza Benavides; y como profesor del taller de electricidad, José del Carmen Nieto Torres.

En 1975 el P. Pedro León Reyes es trasladado a Agua de Dios y lo reemplaza el P. Vicente  Roggero. Continúa en la coordinación de talleres y de la pastoral juvenil el neo – presbítero Juan de Asís Duque Trujillo. Se inician en firme las gestiones para conseguir la aprobación de quinto y sexto de bachillerato industrial, con miras a ofrecer a toda la región del Opón un ciclo de bachillerato técnico completo.

En 1976, el P. Roggero atendiendo  las reiteradas sugerencias de supervisiones anteriores, solicitudes de padres de familia de escasos recursos y de la ciudadanía en general , abre el quinto curso de bachillerato industrial. Sor Beatriz Neira FMA ingresa como profesora externa.

En 1976, Asume la dirección el P. Ruperto Steibl, alemán, ya personal de la casa desde 1970 y obtiene la ayuda de  ocho millones de pesos de Misereor  para construir los actuales talleres sobre en un área de 1300 metros cuadrados.

Gracias a las gestiones del P. Ruperto José Steibl Smucker, ahora director, se obtienen los laboratorios de física, química, ciencias y biología, así como abundante material  didáctico. Los recursos provinieron de familiares y amigos del P. Steibl en la República Federal de Alemania. Estos equipos llegaron a Contratación el 24 de mayo, en la fiesta de María Auxiliadora.

Con la Instalación de los laboratorios de física, química y biología y la dinámica actuación del P. Steibl, presidente del Club de Leones de esta población, en octubre de 1976, una nueva visita aplaudió la labor tan efectiva en la dotación del plantel, catalogándolo como uno de los primeros colegios de Santander, en cuanto a su material didáctico.  Pero la apertura del sexto grado de bachillerato, hoy grado 11, tenía dificultades por falta de recursos económicos para pagar  profesores y personal de servicio, ya que la Comunidad Salesiana tenía que costear por sus propios medios la totalidad de los sueldos. La ayuda del gobierno es escasa y se corre el peligro de vivir del azar.

En 1977 Asume la rectoría el Coadjutor Alfonso Herrera Cruz y la coordinación de los talleres la realiza el Coadjutor José López Carranza. Ingresan a la nómina de profesores, Heriberto  Acevedo Ardila, Luis Alberto Arenas Serrano, Carlos Arturo Blanco Rodríguez, Tiberio Quesada y Jorge Hernández. Otilia Benavides de Sánchez Ingresa como empleada para los servicios generales  y Jorge  Ernesto Angarita Fernández como portero, celador y conductor.

En visita de los supervisores Juan Clímaco Anaya Díaz, Humberto Maffiold S., y Héctor Ariza González se obtiene  la aprobación del quinto curso de bachillerato industrial mediante resolución N° 037 del 17 de enero de  1977. En medio de múltiples dificultades se inician las labores del sexto grado de bachillerato industrial con la colaboración de los profesores externos por horas cátedra, Jorge Hernández Mendoza y Tiberio Quezada García.

Ese mismo año el ITIS, presentó su primera promoción de bachilleres, gracias la gestión del Sr. Rector  Alfonso Herrera. Del 16 al 19 de agosto se recibe la visita de los supervisores nacionales Luis Ángel Martínez Muñoz, Servando Nates Cortés y del supervisor departamental José Antonio Bonilla,  con miras a obtener la aprobación del bachillerato técnico Industrial, completo. Se obtuvo tal aprobación y se recibe la autorización para expedir el diploma de Bachiller Técnico,  a quienes aprueben los cursos respectivos. El departamento  nombró profesores.

Este año se realiza también uno de los paros más prolongados que se conozca en la historia de la educación en Colombia. Debido a este paro nacional del magisterio, el acto de graduación de los primeros bachilleres se realiza a finales del mes de diciembre. Fue una verdadera fiesta en que participó toda la población, pues finalmente se había logrado el objetivo  de dar a la juventud de la región  un colegio con bachillerato completo

Esta población ya cuenta con la concentración escolar Jhon F, Kennedy, en dos jornadas; para la secundaria el Instituto Técnico Industrial San  Juan Bosco. Existe también el bachillerato salesiano nocturno y para las damas el Instituto Laura Vicuña, dirigido por las F.M.A. Ya se estaba planeando la construcción de la nueva  concentración escolar “Pablo Giua” que es el nombre de un sacerdote salesiano, fallecido en 1969. Este sacerdote fue de los que más incidió en el progreso de la educación. Con él se realizó la construcción de un nuevo tramo el edificio de dos plantas que es donde actualmente funciona el ITIS; pronto eso se llenó con la llegada de los niños que dejó sin techo el terremoto del 67 que destruyó la obra del Guacamayo.

Por esta época, los contrateños recuerdan como personas claves en los momentos difíciles a hombres como los Padres Francisco VanGalen, Guillermo Beguerisse, Pedro León Trabuchi, Pablo Guia, Pedro León Reyes, Franco Loddo, Vicente Roggero, Ruperto Steibl y la figura mágica de la bondad, que es el P. Armando Cote.. Contratación, tiene un auge cultural de manera especial por el trabajo en el campo del teatro realizado por el P. Armando Cote, SDB; el grupo Juventud Alegre, lleva vitalidad salesiana, especialmente a las veredas; hay un fuerte proceso de alfabetización de adultos y catequesis a las comunidades.

El protagonismo de las Hijas de María Auxiliadora en la educación es evidente. Sor Bertha Gómez dirige la concentración escolar con nueve maestras. Hay 350 niñas. Sor Georgina Gómez es la Rectora del Colegio Laura Vicuña, que tiene internado para hijas de enfermos y campesinas. Las internas pagan una modesta pensión alimentaria. Junto con algunos laicos trabajan también las hermanas Josefina Morillo y Leopoldina Rojas.

En 1977,  son las Hijas de María Auxiliadora las que dirigen los hospitales.  En el San Juan Bosco están las hermanas Leonor Espinoza (Ecuatoriana) y Raquel Díaz. En el Madre Mazzarello están Sor Rosita Malavasse (italiana) y Sor Natividad Casamitsajana (española)

En 1978, teniendo en cuenta los magníficos resultados de la visita de los supervisores se inicia una restauración general  de la parte administrativa  y docente del plantel especialmente en la parte técnica.  El P. Steibl inicia contactos  MISEREOR y ADVENIAT, para construir locales para los talleres, de acuerdo a las exigencias del Ministerio de Educación y también para dotarlos de maquinaria y herramienta.

Se crea el taller de dibujo técnico, bajo la dirección del coadjutor Carlos José López Carranza gracias a que se consiguen de 20 tecnígrafos traídos de Italia por mediación del P. Roggero. El P. Steibl, dona para la biblioteca del ITIS los 99 tomos de la enciclopedia ESPASA.

El 25 de julio, visita nuestra población y de manera especial al Centro Educativo, el Sr, Gobernador Alberto Montoya Payana, en compañía de varios secretarios del despacho, entre otros el secretario de educación, para otorgar al P. Steibl y a la Comunidad Salesiana local la medalla al ciudadano  meritorio,  con la cual se reconoce su labor educativa a favor de la región del Opón.

Este año también se inicia el estudio del contrato entre la comunidad Salesiana y el Dpto. de Santander. Ingresan como, profesor  José Roberto González; como almacenista, Gerardo García; y Jorge Angarita  Reyes, como portero, conductor y celador.

En 1979, la secretaria de educación de Santander, Esperanza Delgado Suárez, autoriza el rector, la supervisión de los cursos de quinto de primaria con miras a una mejor preparación académica de quienes van a ingresar a la secundaria en el ITIS.

Se inicia de lleno la demolición de las antiguas instalaciones donde funcionó por muchos años  la escuela industrial, para construir el nuevo edificio de los talleres del ITIS. Esta obra fue dirigida por el ingeniero  Jorge Luis Orjuela, y financiada por MISEREOR, entidad de los obispos católicos de Alemania.

Se aprueba por las partes el contrato entre Comunidad Salesiana y el Dpto. de Santander, en lo que concierne al Técnico Industrial.

Del 18 al 20 de octubre se recibe la visita del embajador de Alemania Dr. Hans Heinerrich Nobel y su esposa. Estuvieron acompañados por el agregado cultural  Gehrard  Nurney y una numerosa delegación de la embajada. El Embajador puso la primera piedra de las instalaciones de los talleres, el colegio ofreció una revista gimnástica y una exposición de pintura  donde participaron diversos artistas del Municipio.

Este año ingresó a la nómina  de profesores Jairo Ernesto Rodríguez Segura, como instructor del taller de dibujo técnico.

Al rededor del año 1980 Contratación ofrecía a los enfermos y ancianos, el Hospital San Juan Bosco, para los varones; Santa Catalina, para las damas y el ancianato María Mazzarello con una capacidad de 700 camas.

El 3 de enero de 1980 llegaron a Contratación las Hijas de los Sagrados Corazones para fundar una presencia.

El Señor Rector Alfonso Herrera Cruz SDB, es trasladado a Neiva. Ocupa la rectoría el P. José de Jesús Becerra Cuspoca. 

En el mes de marzo, se recibe la visita del Dr. Herman Struck, enviado especial de MISEREOR, proveniente de Alemania, para constatar los trabajos realizados  y las necesidades más apremiantes en la construcción de los nuevos talleres.

El 23 de agosto se tiene la visita del Dr. Mario Pinzón Gómez, nuevo secretario de educación del Departamento. Los colegios y concentraciones escolares lo recibieron con un desfile. En la biblioteca del ITIS se realiza una reunión plenaria con la asistencia de todo el profesorado y se elabora una agenda de necesidades prioritarias.

El 3 de enero de este año, llegan a Contratación a fundar una casa, las Hijas de los Sagrados Corazones. Vienes a trabajar especialmente con los enfermos de lepra, con la pastoral parroquial, la catequesis y la pastoral educativa, tanto del diurno como del nocturno del ITIS.

Ingresa como profesora de catequesis y coordinadora – orientadora de la sección femenina del plantel  la Hermana Edelmira Fuquen Fonseca HSC y como colaboradora en la catequesis la Hna. Margarita Buitrago; como instructor del taller de electricidad ingresa Álvaro Romero González.

En 1981 el Padre José de Jesús Becerra es trasladado a Bogotá como director del León XIII. En Contratación  ocupa nuevamente la rectoría el P. Vicente Roggero Picco. A lo largo del año se recibieron tres vistas de supervisores tanto de la Secretaría de Educación como del Fondo Educativo Regional con miras a la aprobación de bachillerato académico nocturno.

Se continúan los trabajos de construcción del edificio de los nuevos talleres, junto a la casa cural. Se realizan estudios de pre factibilidad para la organización de los cursos nocturnos al estilo SENA, para adultos de la población.

Al finalizar el año llega la primera parte de la maquinaria obsequiada por MISEREOR para la adecuación de los talleres del colegio. Esta maquinaria fue adquirida en la ciudad de Bogotá por los respectivos jefes de taller de cada especialidad.

Este año ingresaron como personal del Colegio, la señorita Carmen Benavides Quiroga como bibliotecaria y el señor Luis Carlos Vargas Ruiz, como auxiliar de servicios generales.

En 1982 desempeña el cargo de Rector el P. Vidal Antonio López Espitia SDB. En este año se inicia una reestructuración a fondo de la pastoral educativa y juvenil del plantel. Se profundiza en la formación Cristiana  y salesiana de los Educadores. Se dan los pasos necesarios para constituir la Escuela de Padres de Familia.

El Sr. Carlos López SDB, es trasladado al Colegio del Cundinamarca. Entra en su remplazo el profesor Carlos Enrique Sánchez Santamaría. Asume la jefatura del taller el profesor Jairo Ernesto Rodríguez Segura.

Se suspende la  construcción del edificio de los talleres,  hasta que el afirmado del relleno tome la consistencia necesaria para evitar posibles hundimientos del terreno.

Una vez cumplido el tiempo de afirmado se inicia la construcción. El edificio se entregó en obra negra el primero de noviembre, con una celebración eucarística presidida por el P. Steibl y con un agasajo a los profesores y directivos del plantel.

En 1983, los superiores trasladan a Agua de Dios al P. Steibl y lo reemplaza el P. Gonzalo Carreño. Se continúa el trabajo en el edificio de los nuevos talleres en lo que se refiere a las instalaciones eléctricas, pañete, pisos, enchapes y paredes divisorias. Se efectúa el traslado de la maquinaria y herramienta correspondiente al taller de metalmecánica y los nuevos locales del edificio correspondiente. Gracias a auxilios del gobierno nacional  y departamental, se continúa la adquisición de material didáctico tanto para la parte académica como para la parte técnica.

 

A raíz del bajo número de estudiantes  y el concepto desfavorable dado por los supervisores, se suprimen los grados sexto y séptimo del la jornada nocturna, por lo cual se integran parcialmente a la nómina del diurno los profesores Antonio María Ortega, Jesús Jairo Peña y Ana Julieta Reyes Soler.

El P. Vidal López se preocupó por mejorar el compañerismo y la integración  del profesorado y del personal del plantel, por medio de frecuentes y amenas convivencias.

El P. Gonzalo Carreño, que ya era personal de la casa desde 1977, asume el cargo de director y párroco. Como obras materiales dispuso la renovación de los pisos de las habitaciones y corredores del primer nivel, en tabletas y baldosines; además hizo arreglar el techo de la cocina; el techo de donde antiguamente funcionaba el taller de mecánica lo hizo cambiar por estructura metálica y eternit; da vida al salón parroquial y dispone locales para un pequeño internado. Como párroco, según las orientaciones de la Nueva Imagen de Diócesis (NID), implementa  el plan Nueva Imagen de Parroquia (NIP), que consiste en dar mayor participación a los laicos, llamándolos a coordinar y animar sus propios ambientes en barios y veredas.

En 1984, asume la rectoría el P. Hernando Parada Díaz y el P. Vidal es enviado por los superiores a Neiva. Regresa como personal de la casa y jefe de talleres el Sr. Carlos López SDB. En los primeros meses del año se trasladan al nuevo edificio los talleres de electricidad, modistería, corte y confección y modistería.

Se celebraron con gran regocijo los cincuenta años de la canonización de San Juan Bosco  y los 20 años de funcionamiento y servicio continuo  n favor de la juventud  de Contratación  y de la región del Opón, del ITIS.

Unificando estos  dos acontecimientos, en agosto se celebra la solemne semana salesiana y la fiesta de San Juan Bosco. El 18 y 19, se efectúa el primer gran encuentro de exalumnos salesianos ITIS 20 años,  con un gran número de participantes. De los SDB fundadores se hace presente el P. Luis Granados  Gutiérrez, acompañado por los Coadjutores Pedro Antonio Obando, Luis Díaz y el clérigo  Héctor Eugenio Franco Espinel, exalumno de este plantel.

Durante el acto de graduación de la octava promoción de bachilleres técnicos, se estrena el himno compuesto especialmente para la celebración de los 20 años, compuesto en su letra y en su música por el maestro Tiberio Quesada García, exprofesor del colegio.

En 1985, es coordinador académico y disciplinario el profesor Román Núñez Vega; coordina los talleres el coadjutor Carlos López SDB. La sección femenina la coordina la Hna. Edelmira  Fuquen Fonseca. A nivel mundial la ONU declara el año internacional de la juventud y el gobierno colombiano declara el año nacional de la educación. Aumenta el número de estudiantes, por lo cual la Secretaría de Educación Departamental autoriza la apertura de nuevos grupos. Hay dos cursos de sexto grado y dos de séptimo.

El colegio establece tres clubes deportivos de los cuales forman parte los profesores, el personal administrativo y los estudiantes: Club Atlético Industrial Salesiano (CAISA). Club Deportivo Independiente Salesiano (DIS)  y Club Juventud Salesiana  1985.

En el mes de mayo se conmemoraron los 30 años de la inauguración del monumento a María Auxiliadora, patrona de Contratación.

Del 22 al 25 de julio, visita nuestro colegio y la Obra Salesiana Local, Mons. Braulio Sánchez SDB, proveniente de México. El 8 de noviembre se celebró de manera especial el día del alumno Salesiano, por tratarse del año internacional de la juventud.

Del 19 al 21 nos visita el DR. Jesualdo  Bracho Balcázar, ingeniero adscrito al Instituto  Colombiano de Construcciones escolares ICCE.

En 1989, asume como director y párroco el P. Pedro León Reyes, quien sigue la misma trayectoria durante dos años. Por motivos de salud es trasladado a Bogotá y desde los llanos regresa el P. Vicente Roggero en 1991, con el propósito de incrementar los mismos programas, siempre con el apoyo de las Hijas de los Sagrados Corazones que estaban colaborando desde 1978.

Entre 1994 y 1995 faltando muy poco para cumplir el centenario, las Hijas de María Auxiliadora cierran su presencia en Contratación y ceden a las Hijas de los Sagrados Corazones sus predios y la dirección del Colegio Laura Vicuña, que luego será la sede B del ITIS.

En 1996, reasume la dirección de la casa y el servicio de párroco el P. Pedro León Reyes. Se compra un predio más que se anexa a la finca del Tabú y se adquiere un terreno con una casa en el barrio los suspiros  más tarde funcionaría  allí  el  proyecto Conejos y pitayas de Santander (COPISAN), y se edifican dos cuartos adjuntos al templo parroquial para guardar los elementos  de sacristía o ornato. Se ve la necesidad de hacer que la finca sea productiva. Se implementa la segunda etapa del Plan Diocesano de Evangelización Renovación. El ministerio  de educación  aporta $60 millones  para hacer unos pisos en los talleres y para pintar el colegio y los talleres.

En 1997,  se celebró el primer centenario de la llegada de los Salesianos a Contratación, por lo cual, con el apoyo del economato inspectorial se hizo una remodelación total a la Casa Cural  y se adquirió un vehículo TOYOTA por valor de 28 millones de pesos, lo que hizo más seguros y cómodos los viajes de la comunidad a otros municipios. El centenario se celebró con una semana de misiones predicada por el P. Eduardo Vargas, exalumno de Zapatoca, con una semana cultural y con una gran concelebración el día 19 de septiembre. La inspectoría programó la fiesta inspectorial en esta casa y la reunión de directores en Bucaramanga, lo cual facilitó la asistencia. También asistió el señor Obispo Leonardo Gómez, y los Obispos Salesianos, Mons. Jesús María Coronado y Héctor López y varios grupos de la Familia Salesiana. Asume la rectoría del Colegio el P. Luis Hortúa y el Coadjutor, Sr, Gilberto Fontecha asume la coordinación de pastoral.

EL TERCER MILENIO

En el año 2000, año jubilar para la Iglesia, asume como director y párroco el P. Víctor Hugo Bustos Ballesteros, que venía de desempeñarse como delegado del Inspector para la Pastoral Juvenil de la Inspectoría. El Señor Coadjutor Gilberto Fontecha asume la rectoría del ITIS. Se ve la necesidad de implementar la formación y capacitación de los campesinos,  para mejorar su calidad integral de vida y su capacidad de hacer productiva la tierra. Se inicia la especialidad de Informática y Comunicaciones gracias a las gestiones adelantadas por el docente Carlos Enrique Sánchez.

En esta línea se da luz verde a la construcción del Centro Juvenil y Familiar Don Bosco,  en un sector de la finca “el Tabú”. Se pensó en que contara con cocina, salón de conferencias, espacio para trabajo al aire libre, cancha múltiple piscina. También se pensó en construir una casa para el descanso de los Salesianos. Este sueño se logró terminar. En este proyecto se contó con la significativa colaboración de los estudiantes de los grados 10 y 11 del ITIS y ayudas extranjeras, por ejemplo del Rector Mayor y otros recursos conseguidos a través de la Diócesis.

En el 2001, el Señor Fontecha inicia el desarrollo de un programa de capacitación en sistemas y comunicaciones con una ayuda U$10.000 que recibió de USA, gracias a un proyecto presentado por el rector y un docente. Este proyecto fue gestionado a nivel local sin encontrar respuesta satisfactoria, se pensó como apoyo a un proyecto de televisión local por cable a partir de la propuesta pedagógica del ITIS que en este año pasó por una crisis económica muy fuerte, dado que no había suficientes estudiantes para grado sexto, parece ser por una soterrada campaña de desprestigio contra nuestra Institución.

Con un proyecto gestionado a través de la Diócesis el P. Víctor Hugo hizo pintar la parte exterior del templo parroquial dado que se encontraba en muy mal aspecto.

En el año 2002, se inaugura el Centro Juvenil y Familiar Don Bosco y se da luz verde para la realización de un centro juvenil nocturno a manera de oratorio en la sede el ITIS.

En 2003, asume como director y párroco el P. José Antonio Rodríguez. Orienta la labor pastoral de la comunidad especialmente hacia la promoción de los campesinos.

Regresa a esta comunidad el P. Franco Loddo (Chirivico) y desarrolla su labor apostólica principalmente con los enfermos de lepra en los hospitales, los ancianos el monumento a María Auxiliadora, los campesinos y con el bienestar de los hermanos de Comunidad como vicario de la casa y proveedor. Se interesa por poner la tecnología al servicio de la pastoral, con un sacrificado trabajo de producción de audiovisuales. Pasa muchas horas atendiendo en el confesionario.

En este año se da la fusión de todas las instituciones educativas en una sola. El Señor Gilberto Fontecha es nombrado rector de esta unidad educativa, ahora con 11 sedes, de las cuales 7 son rurales.

En 2004, el P. Rodríguez gestiona la pintura interna del templo parroquial en la parte interna, techos y cielo razos y una campaña de embellecimiento del cementerio local, e hizo construir un nuevo bloque de bóvedas, llamado San Lázaro.

En 2005, el P. Rodríguez logra la aprobación de un proyecto que se venía gestando desde años atrás para el mejoramiento de la granja salesiana en cuanto a proyectos productivos.  En este año realiza una campaña para dotar de 26 nuevas bancas el templo parroquial. Los feligreses respondieron con generosidad.

En 2006, asume como director y párroco  el P. José Arcadio Riaño Cuida, que venía desempeñándose como coordinador inspectorial del servicio de orientación vocacional.

En este año el P. José Antonio Rodríguez implementó en la granja la agricultura, ganadería, apicultura, avicultura, piscicultura, lombricultura y porcicultura. Hizo construir un nuevo establo con capacidad para treinta reses, mandó construir una porqueriza para introducir en la región cerdos de primera calidad. De esta manera logró motivar a muchos contrateños a hacer productivas sus parcelas para dejar de ser un municipio fundamentalmente consumista y dependiente de los sueldos y las raciones del Estado. Además consiguió la personería jurídica de la Asociación de Productores Agropecuarios e industriales de Contratación (ASPAICON). Remodeló un edificio llamado “Los Josefinos” y lo convirtió en  un local muy cómodo pensado como centro de acopio para la producción campesina llamado “José Obrero” y ordenó un trabajo de mantenimiento del edificio del Centro Juvenil y Familiar Don Bosco

El Sr. Fontecha gestiona el servicio de internet para la sede B del ITIS. La sede A ya lo tenía desde el año 2004.

El Tirocinante Nelson Álvarez logra dar un nuevo impulso al asociacionismo en toda la presencia.

En 2007, el Sr. Fontecha logra que las cuatro sedes urbanas estén conectadas a internet; el P. José Antonio Rodríguez  amplió los cultivos de café y de pastos de corte en la granja. El establo antiguo se adaptó para porqueriza y lombricultura. El tirocinante José Wilmer Herrera, coadjutor, fortalece de una manera significativa el asociacionismo juvenil.

El P. José Arcadio Riaño realiza una campaña entre los feligreses y hace pintar la parte externa del Templo parroquial y la totalidad del salón pastoral; hace cambiar las escaleras de madera de la torre por unas metálicas más seguras y hace ubicar rejas ornamentales en la fachada del salón pastoral y del templo parroquial. Con el apoyo del economato inspectorial hace pintar la casa cural en su totalidad.

En 2007,  la Comunidad SDB, está conformada por cinco hermanos, un coadjutor de votos temporales, un coadjutor tirocinante y tres sacerdotes, que en corresponsabilidad con otros grupos de la Familia Salesiana y con algunos laicos comprometidos, animamos pastoralmente a esta comunidad Cristiana. Tenemos dos obras; la Parroquia María Auxiliadora y el Instituto Técnico Industrial San Juan Bosco. Tenemos una granja, desde la cual pretendemos animar a la población al desarrollo, al progreso y a la producción y en una parte de nuestra finca hemos construido el Centro Juvenil y Familiar Don Bosco.

En el 2010, la Comunidad SDB, está conformada por: El director y Rector del colegio P. Marco César Riveros, el tirocinante Ángel Pesca Pita, los sacerdotes: P. José Antonio Rodríguez y el P. Tomás Elías Jordán (Español). Se inicia el proyecto de Laicos y el diplomado en Sistema Preventivo por parte de la mayoría de los docentes de la Institución y demás personas vinculadas con la familia Salesiana Local, gracias al liderazgo del P. Rector.


 

Anuncios